¿Cómo limpio los dientes a mi perro?

Nuestras mascotas necesitan acostumbrase al cepillado dental muy gradualmente, y hay que asegurarse de que aprendan a disfrutar de la experiencia, para que así lo vean como algo necesario en su día a día. Cada perro es único, y el cepillado debe adaptarse a su ritmo, por lo que puede que enseñarle a lavarse los dientes nos lleve más tiempo de lo esperado. Hay que tener cuidado al introducir los dedos en la boca del perro, y evitar esta técnica en perros agresivos o con tendencia a morder.

A continuación, te damos algunos consejos para que empieces a cepillar los dientes de tu perro poco a poco. Tu mascota tendrá que pasar por las siguientes etapas para acostumbrarse al lavado de dientes:

 

Contacto con la pasta de dientes

La primera etapa, consiste en que nuestro perro se familiarice con el sabor de la pasta de dientes. Para esta etapa, es necesario que nos lavemos las manos y pongamos un poco de pasta de dientes en nuestro dedo índice. Una vez tengamos la pasta en el dedo, debemos llamar a nuestro perro para que la lama. Repite este proceso durante varias veces, para que tu perro se vaya acostumbrando a él.

 

Acostumbre al perro al contacto en la boca

Una vez que nuestro perro esté más familiarizado con el sabor de la pasta de dientes, será el momento de introducir suavemente nuestro dedo en la boca del animal, para deslizarlo por sus dientes y encías. No introduzca el dedo hasta el fondo, ni incomode al animal, únicamente deslícelo con suavidad y repita el proceso varias veces.

 

Introducción del cepillo de dientes

Tras los dos pasos anteriores, nuestra mascota ya estará acostumbrada a la pasta de dientes y no la rechazará. Es entonces cuando llega el momento de introducir el cepillo de dientes. Debemos preparar el cepillo con agua y pasta de dientes, y llamar a nuestro perro para que lo vea y le enseñemos a lamerlo; una vez que compruebe que es la misma pasta de dientes de días atrás tenemos que sujetarle el hocico con suavidad para que deje de lamer el cepillo, y empiece así el cepillado. En este primer cepillado, es recomendable cepillar solo los colmillos, con movimientos verticales y con el cepillo de dientes en ángulo hacia la línea de la encía.

 

Limpieza de dientes posteriores

Una vez que nuestra mascota se ha acostumbrado al cepillo de dientes, solo nos queda seguir avanzando con el proceso. Si en la etapa anterior, comenzamos cepillando los colmillos con movimientos verticales, ahora llega el turno de cepillar suavemente los dientes posteriores a los caninos, realizando un movimiento circular.

 

Limpieza de todos los dientes

En ésta última etapa, nuestra mascota ya estará acostumbrada al cepillado de dientes, por lo que solo habrá que repetir el proceso anterior, sumándole una limpieza más profunda. Igual que antes, comenzamos cepillando los colmillos, y posteriormente seguimos con los dientes posteriores. Como único cambio, ahora tendremos que terminar con los dientes incisivos. Para realizar un correcto cepillado, tenemos que sujetar el hocico del perro (de manera que su boca esté cerrada), y levantarle con suavidad el labio superior, para poder acceder los dientes incisivos.

Poco a poco, cuando nuestro animal se acostumbre a un cepillado regular de sus dientes, tendremos que aumentar el tiempo de duración del cepillado.